Muebles de jardin

Jardineras de piedra


Generalitа


La piedra siempre ha representado uno de los materiales más utilizados en jardines privados, tal como lo hizo en las villas de los caballeros ricos: los bancos y maceteros siempre fueron hechos de este material, que tiene la característica de ser duradero y preservar con el tiempo el es belleza Es un material natural que proporciona un mayor uso en las variables de piedra blanca o piedra negra. El procesamiento puede ser suave o dejarse en su estado natural.

Realizacion y modelos




Para obtener plantadores de piedra comienza desde un solo bloque que se cavó en el interior y se trabajó para darle la forma que desea. El peso de una maceta de piedra es bastante considerable y, a menudo, incluso si ve el contenedor muy grande, la carcasa interna puede ser bastante estrecha y, por lo tanto, no siempre es posible insertar plantas que sean demasiado voluminosas. La piedra todavía se usa ampliamente hoy en día porque tiene un aspecto tan especial que permite una combinación perfecta con cualquier estilo de jardín. Obviamente su mejor ubicación es en los jardines del campo. Las formas clásicas que se trabajan son la rectangular y la cuadrada, aunque es posible encontrar patrones inusuales con un borde ondulado.

Colocaciones ideales


En general, la maceta de piedra se usa dentro del jardín, donde cada mueble ya ha dispuesto su ubicación y, por lo tanto, no es necesario moverlo con mucha frecuencia. En la entrada de una puerta o portón, dos altos plantadores de piedra sin duda son un signo positivo para quienes acceden a su hogar. La grandeza del material, que en su composición no es adaptable a una mano de obra más sutil, hace de la maceta un elemento de fuerte impacto decorativo del jardín. Además, como es un material natural, la planta encuentra un alojamiento perfecto. Se pueden proporcionar consejos prácticos sobre el uso de maceteros de piedra específicamente desde un vivero, también en función del tipo de planta que desea colocar, ya que un exceso de agua provocaría la pudrición de las raíces de la planta. En algunos casos, estas macetas particulares son el resultado de una artesanía rigurosa, especialmente cuando el exterior está decorado. No es raro ver maceteros de piedra rectangulares que rodean el perímetro de un área particular del jardín. Aunque no están fijos al suelo, son estables y bastante resistentes, enriqueciendo todo el interior con gusto.

Resistencia material y mantenimiento


La piedra es capaz de soportar choques térmicos y cualquier tipo de temperatura, es muy resistente a los impactos, por el contrario, se puede decir que es uno de los materiales más robustos para la realización de macetas. Por lo tanto, incluso si decide colocarlos en áreas de tránsito, no debe temer a nada. La sembradora de piedra, debido a la exposición constante al ambiente externo y, por lo tanto, también a los agentes atmosféricos, puede requerir mantenimiento a largo plazo. Es sobre todo el agua de lluvia que daña la piedra, que, si no se lava con frecuencia, tiende a adquirir un color verdoso. El mantenimiento es bastante simple: todo lo que necesita es agua y un cepillo. El cepillo se usa para eliminar pequeños sedimentos que a la larga pueden formar manchas más grandes. En un jardín no siempre es posible tener demasiadas macetas de piedra, principalmente porque no pueden transportarse fácilmente y, por lo tanto, no encuentran un reajuste fácil en otras áreas.

Jardineras de piedra: modelos estándar y artesanía


El costo de la maceta de piedra es diferente en comparación con el de hierro o plástico, tanto porque el procesamiento es diferente, como porque es un mueble que siempre se ha considerado más preciado que otros. La piedra se puede esculpir permitiendo la reproducción de un diseño particular, pero esto es posible al no recurrir a una tienda, sino a un artesano que irá a realizar la sembradora siguiendo el esquema informado por el cliente. En realidad, una maceta de este tipo también se puede transformar en una obra de arte, que se exhibirá en el jardín. Las tiendas suelen exhibir los modelos más clásicos y comprados con mayor frecuencia, la diferencia es que un artesano puede realizar un proceso basado en las indicaciones proporcionadas por el cliente. El proceso de fabricación no siempre es fácil, por lo que pedir una maceta de piedra a medida también tiene tiempos bastante largos. Además, precisamente por su particularidad, la piedra es un material que puede gustarle o no, por lo que se trata sobre todo de responder al gusto personal. Aquellos que deseen tener una maceta de piedra inusual pueden recurrir a empresas especializadas o la habilidad de un artesano. De esta manera, también puede elegir el color de la piedra además del tamaño. Esta solución es muy útil si el jardín es bastante pequeño y en él una maceta de tamaño estándar como las propuestas por las tiendas ocuparía demasiado espacio.